Cantautor heredero de la canción campesina, aprendiz de su abuela, cantora popular de Parral curtida al alero del rasgueo de la guitarra en velorios, trillas y casamientos. Edson Guerrero toma ese legado mezclándolo con la vivencia del deambular por las calles de Santiago para entregar esta cueca urbana repleta de guiños a la ciudad y sus habitantes.

Cuecas picaronas, filosóficas y amorosas se encuentran en este disco pero con el broche distintivo de Guerrero. La elegida como single: "Los amores unidos jamás serán vencidos" abre la puerta a este abanico de posibilidades que nos ofrece la cueca, por muchos conocida como chilenera, en honor a la piedra angular de este género, "Los Chileneros".

Fiel a sus creencias este profesor de música sostiene que el folclor es algo vivo que debe ir cambiando a través del tiempo, por lo que ha incorporado algunos elementos musicales poco tradicionales a la construcción de la canción campesina. Como resultado de esa innovación logra una cueca que sin caer en lo estilizado calza perfectamente con la perspectiva citadina.